¿Sabés que elegís cuando comprás una copa menstrual?

Cuando adquirimos cualquier objeto o servicio, además de satisfacer una necesidad o un deseo colaboramos económicamente con los procesos que lo han hecho posible. Estos procesos tienen repercusiones sociales y medioambientales.

La motivación de optar por la copa menstrual frente a los productos convencionales es un acto de consumo responsable, al considerar los efectos que tiene el producto sobre el medio ambiente y la sociedad.

Sin embargo, en el mercado existen copas menstruales chinas, marcas blancas e imitaciones que no son del todo fiable. Entonces, al escoger entre las distintas ofertas de marcas de copas, también establecemos nuestro poder de ciudadanos e influimos en la sociedad.

Hoy en día en nuestro país ingresaron copas menstruales de las cuales desconocemos su procedencia, condiciones humanas de producción, y el material de las cuales están hechas.  Entonces, a veces ocurre que, sin saberlo, aportamos apoyo económico a actividades que no nos parecen adecuadas…

Aquí les compartimos un artículo que compara marcas de copas, para continuar con la reflexión: